Bitter, un clásico entre las bebidas refrescantes


Su intenso color rojo y su peculiar sabor amargo le otorgan una personalidad indiscutible. Esta bebida refrescante con nombre inglés es elegida para acompañar muchos momentos y, en especial, los previos a comidas o cenas.
Cuando el bitter irrumpió en el mercado español supuso una auténtica revolución. Se trataba de una propuesta innovadora, con un característico sabor amargo, en un momento en el que predominaban las bebidas refrescantes con gas y con sabor dulce. La versión que conocemos aquí, como bebida refrescante sin alcohol, sólo se comercializa en España y en Italia.
.

En los años 60 el bitter se hizo muy popular. Su nombre procede del inglés y su significado describe su principal característica: su sabor “amargo”. Es precisamente este gusto lo que lo convierte en una bebida refrescante ideal para tomar en los aperitivos. Según los expertos, sus notas amargas sirven para abrir el apetito en su justa medida antes de las comidas. Despierta el sentido de las papilas gustativas y, además, tiene propiedades digestivas. Son muchos los momentos del día en que se puede saborear el bitter, aunque dadas sus características, es idóneo antes de la comida o de la cena.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR